Bienvenidos a Paula Díaz
Cuidado de los pies en verano

Consejos para cuidar los pies en verano

Por Paula Díaz

Publicado en

El cuidado de los pies en esta época del año es fundamental.

No sólo para prepararlos para el uso de calzado “al aire” sino para evitar todos aquellos problemas que pueden suceder.

Para que puedan decir eso de “ha caído rendido a tus pies” deberías tener en cuenta la higiene de los pies, el utilizar un calzado apropiado, que sea de la talla adecuada, que el caminar sea fluido… Aunque para presumir hay que sufrir, con los pies no nos la jugamos ;).

Cuidado de los pies en verano

En invierno, los zapatos y calcetines hacen que nos olvidemos de nuestros pies y después, cuando empieza el buen tiempo nos damos cuenta de que podemos padecer, por ejemplo:

  • Sudoración excesiva y mal olor.
  • Hongos, infecciones cutáneas.
  • Sequedad en planta y talones.
  • Rozaduras del calzado.
  • Uñas descuidadas.
  • Callos.
  • Juanetes.

 

Para cada uno de estos problemas puede existir una solución. Todo empieza por no olvidarnos de nuestros pies, pero cuando hay que solucionar todo esto, disponemos de productos que pueden arreglarlo.

La sudoración excesiva es un problema que puede producir daños por irritación, roces y, desgraciadamente, ese mal olor tan desagradable. Este olor es debido a las bacterias que provocan una fermentación y toxinas culpables de ese mal olor. Para ello hay una solución básica: la higiene diaria, pero tanto de los pies como del calzado. No olvidemos que en el propio calzado pueden quedar las bacterias y producir, junto a la sudoración, esta fermentación y toxinas. Otra solución que debe acompañar a la higiene es el uso de desodorantes y desinfectantes.

Los hongos pueden ser provocados igualmente por la excesiva sudoración ya que, como sabes, su medio de desarrollo y vida es siempre la humedad. Además, los hongos son contagiosos y pueden ser transmitidos en lugares públicos como gimnasios, SPA, piscinas… etc. Para ello, la higiene es fundamental y debemos tener cuidado de no pisar zonas húmedas en esos lugares si vamos descalzos.

La sequedad y durezas en los pies es un problema que causa esas grietas en los talones que pueden ser incluso sangrantes y provocar un alto dolor al caminar. Incluso, estas grietas pueden producir infecciones. Para ello debemos nutrir la piel y cuidar de eliminar la piel seca, las capas de piel muerta, de forma que no dañemos la zona sana. La sequedad y talones agrietados no sólo es cosa del verano, por ello debemos utilizar cremas específicas humectantes para su cuidado. También existen parches y calcetines especiales impregnados de una solución cremosa humectante.

Las rozaduras y ampollas provocadas por el calzado, está claro su origen. Al haber llevado un calzado cerrado que ajusta bien, acompañado de calcetines, el pie ha estado sujeto y libre de roces que provocan tremendas heridas. Estas llagas y o rozaduras se infectan con una facilidad pasmosa y pueden provocar grandes dolores. Debemos proteger la zona muy bien y extremar la higiene para evitar infecciones. Quienes padecen habitualmente estas rozaduras como, por ejemplo los atletas, conocen trucos sobre cómo eliminar el líquido que se produce en el interior de la ampolla, pero nunca hay que eliminarla.

Las uñas descuidadas en los pies pueden incluso ser invadidas por hongos. Estos hongos, que se alimentan de la queratina, dejan unas uñas horrorosas e incluso delicadas que pueden terminar engrosando, partiendo y despegándose del dedo. Existen anti-fúnguicos específicos, por supuesto. También las uñas descuidadas pueden clavarse durante su crecimiento en el dedo y generar así un dolor al caminar horrible… Esta es lo que se conoce como uña encarnada. La uña al clavarse y seguir creciendo produce una inflamación que termina en una irremediable infección. Por eso es importante el cuidado de las uñas de los pies, saber cortarlas bien y tener una higiene especial.

Los callos son excesos de capa cornea o células de piel muerta (hiperqueratosis). En realidad se trata de una defensa que produce nuestro inteligentísimo cuerpo para evitar que nos dañemos por una rozadura continua. Es una “dureza” en un lugar concreto. Los juanetes suelen ser hereditarios y parten de una deformación ósea que puede iniciarse por la forma del caminar, el tipo de calzado… Para cuidar los juanetes existen parches y plantillas especiales.

En cualquiera de los casos que mencionamos, la cirugía es el último recurso pero también suele ser necesaria en los casos que se detecten por los especialistas, importantes patologías.

Para resumir:

HIGIENE, HIGIENE Y MÁS HIGIENE.

CUIDAR LAS UÑAS.

UTILIZAR UN CALZADO ADECUADO.

EVITAR EL CONTACTO CON ZONAS HÚMEDAS EN ESPACIOS DE USO MASIVO.

UTILIZAR CREMAS ESPECÍFICAS PARA LA NUTRICIÓN E HIDRATACIÓN.

VISITAR A LOS ESPECIALISTAS.

 

pies cuidados paula díaz

 

En tu tienda Paula Díaz dispones de herramientas y productos de primerísima calidad para el cuidado de los pies. Pásate por tu tienda y descúbrelos.

Compártelo

About The Paula Díaz

6 Thoughts to Consejos para cuidar los pies en verano

  1. María Sevilla Responder 10 junio, 2015 en 18:27

    Interesante y muy claro. ¿En la tienda puedo encontrar productos ablandar las durezas?

    Gracias,

    María

    #
    • administrador Responder 10 junio, 2015 en 18:33

      Muchas gracias María. Pásate por la tienda y te aconsejamos a cerca de cuál es el producto indicado. Estamos en: Calle Serracines, 3- Alcalá de Henares, Madrid

      #
  2. Gracia H. Responder 10 junio, 2015 en 18:30

    También me parece interesante y es verdad q dejamos los pies casi sin atencion. Una pregunta. Hay cursos específicos para el tratamiento de pie? gracias

    Graciana

    #
    • administrador Responder 10 junio, 2015 en 18:32

      Gracia muchas gracias. Tenemos cursos específicos para pies. Llámanos al 91 881 07 50 o pásate a vernos a tu tienda Paula Díaz: Calle Serracines, 3- Alcalá de Henares, Madrid.

      #
  3. Noelia Responder 10 junio, 2015 en 20:15

    La higiene en los pies es fundamental. Como podóloga me encuentro casos que con una simple costumbre higiénica podría estar solucionado más de uno de los males que bien indicáis. Además se agradece el punto en el que decís como recomendación la visita a especialistas. Es indispensable para una buena salud de los pies visitar al podólogo al menos una vez al mes si se puede. Si no, al menos una vez cada tres meses.

    Gracias por compartir la información,
    Noelia

    #
    • administrador Responder 11 junio, 2015 en 6:02

      Muchas gracias Noelia. Estamos totalmente de acuerdo en que muchísimas de las veces hay una solución previa que pasa por higiene y es fundamental acudir a los especialistas para la salud del pie.

      #

Deja un comentario

Comentario


btt
Nuevo artículo en el blog

CONTOURING:
EL ARTE DE ESCULPIR EL ROSTRO

NO TE PIERDAS ESTE ARTÍCULO